EL BURRIÑO ENAMORADO

Vamos a ver si nos aclaramos de una vez. Esta semana, un informe del Fondo Monetario Internacional, confirma lo que ya se sabía: ELLOS TAMPOCO SE ENTERARON DE LA CRISIS QUE SE NOS VENÍA ENCIMA. Bueno, no está mal el mea culpa, pero… a buenas horas mangas verdes. De paso, y como quien no quiere la cosa, le han echado un buen saco de guano (léase mierda) al muy ufano y presuntuoso Rodrigo Rato que, a la sazón, era el presidente de la entidad. Como es sabido el tipo salió corriendo de allí como alma que se lleva el diablo. Nos marcaron el rollo (sus amiguitos del PP) de que era una gran historia de amor. El hombre se hacía mayor y tenía una novia tela de joven y tela de guapa y lo que quería era estar con ella y que lo que pasaba era que el muy “burriño” se había enamorado… Claro que no hay mentira que cien años dure ni tonto que se la crea, y la cosa empezó a fallar cuando el individuo entró en una muy desagradable pelea para dirigir la muy mermada Caja Madrid.

Lo primero que piensa uno es que la novia lo ha dejado y, como suicidarse le da pánico, quiere volver al trabajo de inmediato para, de esta manera, no pensar en la mujer de sus sueños que quizás retoce en los brazos de otro pero… No, no, no y no. El burriño enamorado parece ser que tiene más de burriño que de enamorado y salió corriendo del Fondo Monetario Internacional para evitar que le señalaran como un gestor desastroso y quizás algo más. No nos toméis mas el pelo y empezad a meter en la cárcel a los golfos y sinvergüenzas que han liado todo este desastre.

Anuncios

2 Respuestas a “EL BURRIÑO ENAMORADO

  1. Rai Ferrer Onomatopeya

    Coyote y M.

    Por lo que leo en la web y veo en el maravilloso postalón que nos habéis enviado, la Grecia, arruinada de su pasado histórico tras el correr de los siglos, está ahora mismito arruinada por los cabritos de la política. Menos mal que los que amamos la obra de Eric Ambler, y de manera particular su “Topkapi” y “La máscara de Dimitrios”, amamos también a sus gentes y a sus gatos. De todas maneras, aquí debe de haber gato encerrado, porque, ¿acaso no es verdad, que algunos nuevos ricos, se compraban una isla como
    el que se compra un pijama? A rayas deberían estar todos estos Cresos, que han dejado las islas hechas unos zorros.
    Nos gusta tu crónica, querido Leo, pero no nos explicas que hacía un Coyote como tú, en un sitio como ese. ¿Acaso, además de comer y folgar preparas una nueva novela, tan negra y criminal como todas las tuyas?
    Si lo haces, no dejes de poner un caco como el del tren, nacido para robar carteras ministeriales. Una griega bella como la Mercouri, y un salido tan tronado como el protagonista de “Otro día en el Paraiso”. Ese curioso escritor de novelas de quiosco, desplazado desde la Barna de Hereu, con la misión suicida de organizar en la isla una revolución de Pelíkanos.
    Espero que sigan más memoralias de tu estancia en Atenas, y de tu supuesta participación en la huelga revolucionaria de la pasada semana. Que me lo sé todo, Coyote, porque el caco que viajaba en el tren es amigo mío.
    Así que hasta pronto, querido y viajado Leo, sabes que leo todo lo que escribes y que lo que escribes finalmente, al contrario de lo que pasa en Grecia, te sacará de la ruina.

    “Una semana después de haber dado con el título que debía seguir a aquel libro, Latimer-Coyote partió hacía Turquía”.
    La máscara de Dimitrios
    Eric Ambler
    El onomatopéyico Rai

  2. Mónica Sánchez Nusas

    Mas que burro cerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s