BOND, JAMES BOND

Sí, tenéis razón todos los que me corregisteis (Legorburu, Xavier B. Fernández, La chica del gánster…). No se le puede llamar rostro impenetrable a una cara de tonto, o de lelo, o de como le querías llamar… Pero la verdad es que ya me aburre hablar de todos esos sinvergüenzas y quiero hacerlo de héroes de los de verdad es decir de Bond, de James Bond. Ayer por la noche fui a ver la última película del personaje: Skyfall. Tengo que decir que me encantó. Yo que soy muy seguidor de la serie creo que nos encontramos ante la mejor de todas. La historia es muy buena, los efectos especiales extraordinarios, los actores inmejorables y contiene todas las referencias que arrastra la saga desde el principio, desde que Ian Fleming le asignara al personaje la mayor parte de sus obsesiones: los martinis agitados, las mujeres fatales, el esmoquin, los casinos, el cosmopolitismo exótico, el Aston Martin… en fin Bond/Fleming en estado puro. En cuanto a los actores no puedo no destacar la magistral actuación, histriónica y afectada, de Javier Bardem en el papel de malo malísimo, que compone, creo, el mejor villano de toda la serie comparable, quizás, en su efecto óptico con aquel primer malvado sin rostro que acariciaba un gato siamés. Tampoco sería justo no mencionar su actuación, cuando presentaron en Madrid la película y a la pregunta: “Es un villano muy alejado de los tiempos actuales”, dijo: “Los villanos de hoy en día son los que rescatan a los bancos y no a las personas”. Felicidades por eso, por decirlo, porque a veces me da la sensación de que nadie, de los que hablan y por su relevancia social son escuchados, es capaz de decirlo. Y nuestro autentico mal como sociedad es que el 99,50% de las ayudas se le entregan, enteritas, a las entidades bancarias que están en quiebra y que han cometido gravísimos delitos por las que nunca serán juzgadas ni castigadas. La cual cosa nos deja muy mal parados como sociedad… pero eso es lo que hay, espero que un día seamos capaces de levantarnos contra la indecencia, la grosería y la ignominia de nuestros políticos, banqueros y buena parte del coro de aduladores de la prensa, que los jalean y los animan para que entren a fondo en el castigo al que están sometiendo al pueblo, a todos nosotros. En ese sentido otra de las respuestas de Bardem fue: “…al gobierno le viene bien tanto paro para que las condiciones laborales sean terribles.” En fin, no se pude decir mejor ni más claro.

El azar ha querido que también fuera ayer cuando acabé de leer la última novela de William Boyd; “Esperando el alba”. Por supuesto, extraordinaria como casi todas las de su autor, en la que desgrana una historia de amor, sexo y espionaje entre la Viena del psicoanálisis y la Ginebra y el Londres de la I guerra mundial. La próxima novela del agente 007, la escribirá, supongo que ya debe estar acabada, él: William Boyd y tengo unas inmensas ganas de poder leerla porque estoy seguro de que será muy buena y, con esas ficciones, consigo separarme de la realidad en la que vivimos que me cabrea, me enfurece y me degrada.

-Por favor, un martini… agitado, no removido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s