JOSEP FORMENT

Querido Josep, siempre pasa lo mismo: los buenos os vais antes. Ha sido un golpe, la verdad, y de los duros. Dejas como, tú sabes, muchos huérfanos por este lado de la realidad. Tu familia, tus amigos, tus autores, tus colegas y a ese poeta francés del que siempre me hablabas y que te tenía muy enrollado. Hoy he visto a mucha gente llorar tu breve ausencia, se nos hará larga ya verás; en mi caso creo que le daré una oportunidad al poeta francés ese, que se pasó una buena temporada en el infierno. ¡Oye que algo haría para que lo tuvieran ahí! Pero quizás tengas razón y sea imprescindible para poder entender cómo funcionan los cambios o, mejor dicho, que para cambiarlo todo hay que cambiar por dentro. Cuando me explicaste esto la verdad es que no lo entendí muy bien: Tú que quieres, a mí el francés ese me da palo.

Gracias por todo amigo, me dolerá mucho no volver a tener una de nuestras charlas mientras tu bebías agua, yo bebía cerveza y en una pequeña libreta que sacabas de un bolso de lona que solías llevar, te apuntabas cosas que yo decía. Sí de mí conversación tomabas notas, no quiero ni pensar las que tomarías del francés ese.

Hasta siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s