Archivo de la categoría: Uncategorized

JOSEP FORMENT

Querido Josep, siempre pasa lo mismo: los buenos os vais antes. Ha sido un golpe, la verdad, y de los duros. Dejas como, tú sabes, muchos huérfanos por este lado de la realidad. Tu familia, tus amigos, tus autores, tus colegas y a ese poeta francés del que siempre me hablabas y que te tenía muy enrollado. Hoy he visto a mucha gente llorar tu breve ausencia, se nos hará larga ya verás; en mi caso creo que le daré una oportunidad al poeta francés ese, que se pasó una buena temporada en el infierno. ¡Oye que algo haría para que lo tuvieran ahí! Pero quizás tengas razón y sea imprescindible para poder entender cómo funcionan los cambios o, mejor dicho, que para cambiarlo todo hay que cambiar por dentro. Cuando me explicaste esto la verdad es que no lo entendí muy bien: Tú que quieres, a mí el francés ese me da palo.

Gracias por todo amigo, me dolerá mucho no volver a tener una de nuestras charlas mientras tu bebías agua, yo bebía cerveza y en una pequeña libreta que sacabas de un bolso de lona que solías llevar, te apuntabas cosas que yo decía. Sí de mí conversación tomabas notas, no quiero ni pensar las que tomarías del francés ese.

Hasta siempre.

Anuncios

PRESENTACIÓN NOVELA

Presentación de la novela

Un buen invierno para Garrapata
Leo Coyote
a cargo de la periodista Cristina Fallarás
El sábado 30 de noviembre a las 13 h. en la librería
Negra y Criminal
C/ de la Sal 5. (Barceloneta) 08003-Barcelona
Y, como siempre, mejillones y vinito.

foto garra 2

FICCIÓN

Hola, me llamo Leo Coyote y escribo novelas policiacas. Se me ha ocurrido un argumento muy brillante para mi próxima novela, es el siguiente:
Una banda de mafiosos perfectamente organizada, aprovechando la crisis económica se presenta a las elecciones y, mediante mentiras y promesas que nunca han pensado en cumplir, gana las elecciones por mayoría absoluta. Una vez en el gobierno coloca a todos sus miembros en todas las esferas del poder. Desmantelan la televisión y la radio pública e instalan en ellas a miembros de su calaña para que, de esta manera, no se les critique ni se descubran sus manejos. Compran el silencio de los estamentos religiosos prometiéndoles profundísimos cambios en la ley del aborto, que quieren dejarla en una cosa absolutamente ridícula a la que ninguna mujer puede tener acceso. Suben las tasas judiciales de tal manera que solo la gente muy, muy rica pueda tener acceso a ella. Así consiguen que nadie pueda denunciar sus fechorías. Los bancos que han estado robando a los ciudadanos de muy diversas maneras créditos suicidas, acciones preferentes… les inyectan cantidades ingentes de dinero para que tapen sus agujeros y, a los banqueros, los protegen mediante todas las argucias legales para que no sean juzgados. Desmantelan la sanidad pública y la enseñanza para que los ciudadanos tengan que pagar por esos servicios, que ya pagan con creces con sus impuestos, y de esta manera empobrecerlos al máximo.
Tienen mucha suerte porque el nivel de paro en el país es muy alto, la gente está tan acojonada que no se atreven a protestar por miedo a perder el trabajo, los pocos que todavía lo conservan, y ellos han creado una nueva ley laboral para que solo prevalezcan los derechos de los empresarios. Los trabajadores han entrado en una nueva era feudal en la que solo cuentan los intereses de amo, que en la práctica pasa a ser dueño de todo: vidas y haciendas. Han subido los impuestos hasta el límite de lo imposible para poder robar de forma legal y cómoda. Ellos, que son unos personajes chulescos y maleducados, como todos los mafiosos, explican a la población entre grandes risotadas que todo lo hacen por su bien y que primero hay que sufrir para poder espiar las culpas. En su discurso nunca se olvidan de decir que, la culpa de todo lo que está pasando, es de los ciudadanos por gastar mucho en el pasado y que ahora lo tienen que pagar.
Todo este abuso se lleva a cabo porque la población es muy cobarde y se deja amedrantar. También porque en la oposición hay un señor mayor y muy necio que no hace absolutamente nada y tampoco deja que nadie haga nada. La justicia está comprada por el poder y en la cárcel solo meten a los robagallinas, pero ni un solo corrupto ha pisado nunca una celda.
El argumento da un pequeño giro porque a uno de los mafiosos, al que llaman tesorero, se le descubre una cantidad ingente de dinero en bancos de paraísos fiscales, aunque parte de ese dinero lo ha legalizado gracias a una amnistía que el encargado de hacienda ha creado especialmente para él, éste se enfada mucho y empieza a denunciar a sus colegas; diciendo que les ha dado mucho dinero cada mes y que ahora lo tienen que proteger.
Y en ese punto estoy de mi novela, no sé cómo continuará. La verdad es que el argumento es un poco increíble, pero creo que es muy bueno y, como siempre, ganaran los malos, claro.

SIN VERGÜENZA / SIN PERDÓN

Vaya semanita han tenido nuestros corruptos favoritos. Se pastelea el caso Pallarols, después de dieciséis años dando vueltas por el juzgado se ponen todos de acuerdo en plan…
-Dame algo de lo que te llevaste.
-Ok, colega, lo que tú digas.
-Na, vosotros tranquis, no veis que aquí hay gente mu fuerte, políticos de UDC y demás zascandiles… no pasa nada.
Y es verdad, no pasa nada. Cómo supongo que nadie olvida la primera medida que tomó el jefe del pueblo, el ínclito señor. Rajoy, fue indultar a dos golfos convictos y confesos del mismo de este mismo partido y, por aquel entonces, hace solo unos meses, tuvimos que escuchar las palabras chulescas y maleducadas de uno de los políticos más tétricos que ha pisado el suelo patrio, el señor Duran Lleida.
-Por fin se ha hecho justicia, ja, ja, ja –dijo el señor Duran mirándonos por encima del hombro y perdonándonos la vida.
El robo que ahora ha quedado resuelto de forma muy ventajosa para los ladrones es de lo más execrable. Han robado a los parados un dinero que venía de fondos europeos para formación, repito: han robado a los parados.
Telefónica ha contratado al señor rato, en la actualidad considerado uno de los peores gestores del mundo, como asesor y, estoy seguro, que con un sueldo muy considerable. Claro que, aquí, no podemos olvidar que cuando este individuo era ministro de economía y uno de los causantes de la burbuja del ladrillo, se privatizó la compañía de los teléfonos. Hay, hay, esos favores…
La guinda es la del señor Güemes, consejero de sanidad en la comunidad de Madrid y artífice de la privatización del servicio de análisis clínicos. Nada, una bagatela, 20 millones de euros de facturación y, como no podía ser de otra manera, este individuo, finalmente ha sido contratado por la empresa a la que le fue adjudicado, por él, el servicio. Uff. Los antecedentes del señor Güemes, a parte de su innata chulería, son muy explícitos; está casado con aquella señora, mujer que se levantó enfurecida en el congreso de los diputados mientras su líder el señor Rajoy manda a la ruina, un poco más, a todos los parados de España con el grito de: “Que se jodan”. También es yerno del señor Fabra, ese tipo al que le toca la lotería con mucha frecuencia y que tiene el vicio de hacer aeropuertos en los que no aterrizan ni los mosquitos.
Mientras tanto el señor Rubalcaba enquistado en su necedad y sin hacer absolutamente nada en favor de los que, en teoría, son los suyos y los sindicatos no saben no contestan, vaya mier…
Solo nos queda un arma que utilizar, y es muy buena. Somos muchos más, pero muchísimos más que ellos. Nosotros somos los que pagamos los impuestos, somos los que contratamos los teléfonos, somos los que consumimos luz, agua, gas… Uno solo no puede hacer nada, pero si nos ponemos de acuerdo seguro que los venceremos. Ellos no tienen vergüenza, nosotros no tendremos perdón.

VIAJES PENDIENTES

Alguien me explico que unos tipos estaban haciendo un recorrido por la Alcarria siguiendo los mismos pasos que C. J. Cela dio para escribir su legendario libro de viajes: “Viaje a la Alcarria”. Como guía, supongo, llevaran la edición de Austral, que pasa por ser la más completa. Claro que estos nuevos viajeros seguro que echaran en falta los personajes que pueblan el libro y las extraordinarias y, a veces, surrealistas conversaciones que mantienen con el autor. Cela, muchos años después, también volvió hacer el camino pero ya no como un vagabundo si no como una suerte de burgués capitalista que viajaba en un Rolls Royce conducido por una choferesa negra. El planteamiento es como mínimo y, despreciando otras críticas menos evidentes: racista, misógino y pueblerino. Que le vamos hacer, segundas partes nunca fueron buenas. La primera es extraordinaria y muy recomendable.
Cesare Fiumi, el día que cumplía cuarenta años, inicio un viaje por Estados Unidos, recorriendo las mismas Carreteras que Kerouac en su novela “En el camino”. Aquel año (1997) también la obra cumplía cuarenta años de su publicación. Lo cuenta en su libro: “Otra vez en la carretera”.
El escritor y viajero inglés William Dalrymple, fue tras la senda de Marco Polo en un recorrido de miles de kilómetros a través de Asia que, probablemente, no se había hecho nunca más desde que Marco Polo lo hiciera, suponiendo que el viaje del veneciano fuera verdad. Hay que tener en cuenta que desde Venecia a Xanadú, el antiguo palacio de Kublai Kan en la estepa de Mongolia, el viajero italiano pasó por sitios como: Irán, Afganistán, Pakistán… lugares que han estado en conflicto permanente y que son poco recomendables para el turismo y el viaje. El escritor inglés siguió la senda del veneciano con la única guía de los viajes de Marco Polo: “Libro de las cosas maravillosas del Oriente” y que, él, explicó en su obra: “Tras los pasos de Marco Polo”
El, injustamente, muy olvidado escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, inicio una vuelta al mundo en 1923, en la que empleó seis meses y que describió maravillosamente bien en los tres volúmenes que componen: “La vuelta al mundo de un novelista”.
Para mí, el viaje literario más soñado, es el que hizo el frio y metódico gentleman inglés Phileas Fogg alrededor del mundo en 80 días, tal y como lo describió Julio Verne en su novela. Ya sabéis, partió desde Londres, desde la sede del Reform Club situado en el número 104 de la calle Pall Mall al que se dirigía cada mañana caminando desde su residencia en Saville Row para leer el Morning Chonicle y jugar al whist. El periodista Manuel Leguineche lo hizo siguiendo los pasos y utilizando los mismos transportes que Fogg, es decir viajando por tierra y mar únicamente, aunque en la película (la de David Niven y Cantinflas) hacían una pequeña concesión a otra de las novelas de Verne: “Cinco semanas en globo” y cogen uno que les llevaba a una España muy made en Hollywood: toros, flamenco. Bien, Leguineche, lamentablemente, falló en su intento y titulo su libro: “La vuelta al mundo en 81 días” que fue lo que tardo.
Si tuviera que escoger cual hacer, no tendría ninguna duda, sería este último; quizás con la secreta esperanza de salvar a una princesa hindú y de ganar, al final del viaje, todo el dinero de la apuesta. Pero creo que por el momento me quedaré con una hazaña más sencilla, quizás también más entrañable. Ha caído en mis manos una preciosa edición del libro de viajes de C. J. Cela: “Del Miño al Bidasoa”. La edición es la tercera de 1961, la de la editorial Noguer con unos extraordinarios dibujos de Pedro Bueno. La leeré atentamente y miraré de conseguir algún compañero de viaje para hacer el camino más llevadero.

FIN DE AÑO

No es por ser original ni tan siquiera por hacer cosas nuevas, pero es que estoy harto de, siempre lo mismo, por eso hemos montado un fin de año distinto. Estaba muy bien planificado el lunes día 31, yo trabajaba hasta el mediodía. Por la tarde iríamos al cine… Fuimos a ver “Dos pistolas en cada mano” de Cesc Gay. La película es magnífica, sale uno del cine con la impresión de haber pasado un rato muy agradable y que ha valido la pena pagar la entrada, 9 euros por persona, todo gracias al iva que este gobierno de delincuentes ha aplicado al cine y demás actos culturales, ya se sabe, a los fachas no les gusta la cultura. En casa nos esperaba una cena fría a base de foie, salmón y bacalao ahumado, caviar, cava… También teníamos el propósito de ver los refritos que daban por la televisión pero, la verdad, es que nos fue bastante difícil. La televisión no está viviendo sus mejores momentos y nos fuimos a dormir después de las uvas.
Me levanté, no muy temprano, pero con la avidez de leer, hasta donde pudiera, de la magnífica primera novela de Amor Towles: “Normas de cortesía” y, cómo no, de escuchar el concierto de fin de año desde el teatro de la opera de Viena. Yo he estado en ese teatro y me he sentado en esas mismas butacas, no en ese concierto, por supuesto, pero me resulta muy difícil reconocerlo, supongo que será por la ornamentación: las flores y los lazos, pero me parece más grande y más glamuroso de como yo lo recuerdo. Tenemos mesa reservaba en la Fonda España uno de los restaurantes que regenta, en Barcelona, Martín Berasategui que tiene el don de ubicuidad porque, de otra manera, sería imposible que administrara tantos comedores. Pero antes queríamos tomar unas anchoas en el bar La Cova de la calle Margarit. No sabía si estaba abierto y he llamado a mi amigo Manolo, el dueño, que me ha confirmado que podía ir… La puerta estaba medio cerrada y, por supuesto, no estaba abierto al público, pero nos han invitado a anchoas, ostras, gambas y cerveza… Claro, Manolo, hoy era su santo y estaba preparando una comida privada.
La Fonda España es un hotel que está detrás del gran teatro del Liceo. Es un edificio modernista diseñado por Domènech i Montaner que han restaurado recientemente. El menú era magnifico, aunque breve, es lo que tiene la nueva cocina: Ravioli cremoso de hongos, lomo de merluza, banda hojaldrada, turrón, neules, rioja, cava… Nos sirvieron el café en el salón que tiene la famosísima chimenea de alabastro obra de Eusebi Arnau y me encontré con un amigo que hacía algunos años que no veía…
De vuelta a casa me he puesto a escribir. M. está mirando una película que ella no ha visto: “El hombre de MaCkintosh” he sentido una tremenda envidia por ella. Ver esa película por primera vez es una experiencia muy satisfactoria. Yo siento ese tipo de envidias; también me pasa cuando alguien me dice que leerá, por primera vez, “La Cartuja de Parma” de Sthendal. Leo los periódicos en internet, hay un par de noticias que me sorprenden por absurdas: Gorigolzarri (presidente de Bankia), perderá toda su inversión en la entidad: 50.000 euros. Para este señor, eso, es cómo si yo perdiera en la ruleta 100 euros. Creo que cobra mucho más cada mes. La otra son unas declaraciones de ministro De Guindos: “España creará empleo a finales del 2013”. Este señor es un inepto, repito: el señor De Guindos es un inepto.

APRECIADO REY

Apreciado Rey: S.A.R. Juan Carlos de Borbón, he escuchado con mucho interés su discurso de navidad; que decepción, amigo. Quizás sería mucho pedirle que hablara usted de la corrupción, con lo que tiene usted en su casa pero… Tampoco hizo ni una sola mención a la justicia que, como usted sabe, no funciona con lo cual todos los ladrones andan sueltos y, encima, a partir de ahora solo será accesible para cuatro ricos. Tampoco se refirió en ningún momento al drama de los desahucios, que se están produciendo en el mismo escenario en el que nuestro peripatético (esta palabra es de las suyas) gobierno le está inyectando miles de millones, que pagamos entre todos, a los bancos; premiándolos así por su nefasta gestión, en ocasiones probablemente delictiva, y dándoles suficiente capital para que paguen los gastos de los desahucios y se llenen los bolsillos con dinerito fresco, público y gratuito. Tampoco le escuché, señor, una sola palabra sobre el drama absoluto de los seis millones de parados. Tampoco nada sobre la sanidad, que una panda de vándalos está intentando destruir para montarla de nuevo, privada, cara y gestionada por sus amiguitos del alma.
Bueno no lo voy a cansar más con lo que no dijo porque, la verdad, usted no dijo casi nada. Fijémonos pues en algo de lo que sí dijo: “Quiero reivindicar la política grande, esa que para destacar su dignidad y valor solemos llamar la política con mayúsculas.” Mire señor, la política con mayúsculas solo la pueden hacer políticos mayúsculos y aquí no tenemos, en este momento, a ninguno del que no podamos decir que no es un incompetente y, muchísimos de ellos, lo que son es simple y llanamente unos delincuentes. Esta es la cochina realidad y creo que no podemos ignorarla.
En cuanto a la puesta en escena me ha parecido simplemente perfecta. Estaba usted magnifico sentado en la mesa en esa pose informal y moderna. También me gustó mucho ese gesto teatral y efectivo de tirar los papeles encima de la mesa cuando la cámara lo enfoca por primera vez. Es decir… en el tema de la estética lo han bordado. Lo cual, la verdad, también me plantea algunos conflictos morales que resume, muy bien, el gran filosofo Maki Navaja: “En un mundo sin ética, solo nos queda la estética.”
Créame señor cuando le digo que estoy hecho un lio con usted. Ya no le veo esquiando ni navegando en esas regatas tan pijas a las que usted iba, tampoco creo que sea conveniente que vuelva a cazar elefantes en Botswana y, como en el tema de los discursos está flaqueando bastante, creo que solo me queda pedirle que para el día 6 de enero, día de los reyes magos, me traiga usted la Play Station 3. Muchas gracias.