ESTO SE ACABA

Cuando me dijeron que la cena era el 21 de diciembre les advertí que ese era el día previsto para que se acabara el mundo según el calendario maya, y todos estuvieron de acuerdo en que ese era el mejor día para cenar juntos.
-Oye, que mejor formar de acabar con todo esto que cenando divinamente con buen vino y mejor compañía.
Y por supuesto tienen razón además, rebuscando en mi memoria, recordé un viaje que hice a Méjico y la historia que me explicaron mientras visitábamos un pueblo Maya; que me dejó la impresión de que esa civilización no es de fiar.
En una antigua misión religiosa de evangelización cristiana, en la que enseñaban la fe Católica y bautizaban a los pobres pobladores mayas de la región del Yucatán. La religión, sea esta la que sea, siempre tiende a crear adeptos para sus ideas y siervos para sus fines… Pues esto es lo que le sucedió a una buen chico maya que vivía en un sencillo poblado, con tejados de paja en sus chozas y hamacas tejidas a mano para dormir. Ese muchacho que se llamaba… Bien, llamémosle: Puc.
Puc estudió el catecismo con pasión y abrazó la fe cristiana sin ninguna duda en su corazón, con confianza absoluta en todo lo que el fraile le explicaba y cumpliendo con estricta rigurosidad todos los preceptos que su nueva fe le imponía. Llegó el momento de bautizarse y para Puc, el sacerdote, escogió el nombre de Pedro. Un nombre que a Puc le gustaba mucho. En una sencilla ceremonia religiosa fue bautizado con estas palabras:
-Puc, con esta agua yo te bautizo con el nombre de Pedro y a partir de ahora te llamaras Pedro Puc -dijo el cura tirándole agua bendita sobre la cabeza que caía deslizándose por el pelo negro de Puc, ahora Pedro, directamente en el suelo de tierra y piedras de la aldea.
Pedro Puc se convirtió en un magnifico cristiano, piadoso y aplicado que acudía a misa diariamente y seguía todas las normas que un buen devoto debe respetar.
Sucedió que aquella semana, el viernes, era el cumpleaños de Pedro Puc y éste quería invitar a todo el pueblo a su celebración. Pedro se fue a su casa y le dijo a su madre que quería invitar a una comida por su cumpleaños. Se fue al corral, para ver que manjares les podría ofrecer a sus amigos y vio: un pato, dos gallinas y un cerdito. Volvió muy disgustado a su casa recordando que en sus enseñanzas cristianas se prohibía comer carne los viernes. Se lo explicó a su madre y aquella noche, en la que no durmió mucho, saltó varias veces de su hamaca para mirar su corral, en el que seguían estando las dos gallinas, el pato y el cerdito…
Al día siguiente, como siempre, fue a la iglesia para hacer de monaguillo en la celebración de la misa. Una vez acabada esta, Pedro Puc, le preguntó al cura por el tema de la carne del viernes.
-No Pedro, no, los cristianos no podemos comer carne los viernes por ninguna circunstancia ni tan siquiera por tu cumpleaños.
Pedro regresó a su aldea muy triste. Tristeza que ya no tenía cuando entró en su choza y le dijo a su madre:
-Mamá, avisa al pueblo para la comida de mi cumpleaños -dijo riéndose y enseñando sus dientes pequeños y blancos.
-Pero hijo… Tú ya sabes, es viernes, no podemos comer carne.
-No te preocupes Mamá, avisa a mis amigos, yo lo arreglaré.
Mientras su madre salía para avisar a sus vecinos, Pedro Puc se fue a su corral se arrodilló delante del cerdito y mojó la mano en un charco de agua que había dejado la lluvia de la noche anterior y le dijo esto, al cerdo, mientras le mojaba la cabeza:
-Cerdito, a partir de ahora te llamaras pececito.

POBRE ABEJA MAYA

No era exactamente humo, no había ningún resto de humo, pero la atmósfera de aquella taberna era muy densa, de esas que hacen irreales los rostros. También parecía que todo el mundo estuviera hablando a la vez, creando una sola voz estridente e ininteligible; durante unos instantes miré a las otras mesas y observé el movimiento de sus bocas y, de repente, se hizo el silencio. Fueron unos instantes, quizás solo un par de segundos, en los cuales me dio la sensación que no había banda sonora y en los labios de todas aquellas personas solo quedaba el movimiento. En ese momento, bastante irreal, escuché las palabras de Rafael García como si fueran las únicas que se estaban produciendo en aquel local, en aquel momento… por eso, quizás, me parecieron más dramáticas.
-¿Ya sabes qué las abejas están desapareciendo?
Me giré para mirarlo con una interrogación en el rostro y entonces volvió el sonido y escuché a Manel, a Toni, a David reírse, después apareció el camarero. Pedimos sardinas, bacalao, vino blanco fresco, pan con alioli.
-A ver Rafa, ¿qué coño es eso de las abejas?
-No, no, pocas bromas… están desapareciendo.
-Pero… ¿de donde? ¿De Barcelona?
-No, del planeta. En Estados Unidos ya han desaparecido el veinticinco por ciento, es decir: millones.
-Pues vaya… me estas fastidiando el día, vaya preocupación me has creado. Con todo lo que está pasando y encima esto.
-Aunque te lo tomes a broma, es un problema muy serio y un misterio extraordinario. Porque están desapareciendo, es decir que se esfuman sin dejar rastro y no encuentran ningún vestigio de cadáveres cuando parece ser que lo normal es encontrar los restos de los insectos. Ya le han puesto nombre al síndrome: Problema del Colapso de Colonias.
-Bueno, pues si ya tiene nombre quizás sean capaces de salvarlas y si no, peor para ellas.
-Que va, peor para todos. Son absolutamente necesarias para el desarrollo de la vida en el planeta por la polinización de los cultivos, de los árboles frutales y todo ese rollo.
-¿Y qué, no hay ninguna explicación para el fenómeno ese?
-Pues no… bueno tienen algunas teorías, la más extendida dice que es un virus Israelí al que llaman: Virus de la Parálisis Aguda.
-Colapso, parálisis… oye con esos nombres se asusta cualquiera.
-Pues sí, pero el fenómeno es muy raro. Parece ser que las abejas obreras se dan a la fuga y dejan abandonada a la reina…
-Pues claro, es que lo de la monarquía esta muy mal en todas partes, y no quiero contarte nada de la de aquí que está para que la lleven al tinte.
-Sí, tú tómatelo a broma, pero ten en cuenta que según Albert Einstein, si desaparecieran todas las abejas, a la humanidad no le quedarían más que cuatro años de vida.
-Vale, me has convencido, dejamos el desayuno y nos vamos a toda prisa a salvar a las putas abejas de su futuro nefasto y… muy próximo.
-Oye, pues algo habría que hacer. Como empiecen a desaparecer, cuatro años pasan rápido.
-Pero si solo ha desaparecido el veinticinco por ciento, quizás vaya para largo ¿no?
-Pero es como todo… una vez se empieza, ya no se sabe.
-Ya, ¿y cuantos años calculas tú que tardará todo ese proceso, entre que las abejas desaparecen definitivamente y se cumple el vaticinio de Einstein?
-Yo que sé, pero quizás sean cien años o algo así…
-Entonces… quizás será mejor que comamos tranquilamente y después ya veremos lo que hacemos.
Rafa me miró a los ojos durante unos instantes y después masticó un trozo de bacalao, que tenía muy buena pinta, y despues entramos todos en una conversación bastante más intrascendente.
Más tarde, cuando paseábamos tranquilamente por la calle volvimos al tema, apasionante, de las abejas.
-Ya ves y, para poner un ejemplo, de la Abeja Maya ya no se hizo nada más. La encasillaron en aquel papel y la perdimos para siempre.
-Quizás viva en Hollywood, en Beverly Hills, en alguna de esas mansiones de Sunset Boulevard, tan ricamente.
-Sí, claro, gastándose la pasta que ganó en la serie.
-Tal vez se haya casado y tenga descendencia…
-Pues vaya futuro les espera a los hijos con eso del “colapso” y el virus ese.
-Sí, ves, en eso no había pensado yo… en fin, pobre Abeja Maya.

BOND, JAMES BOND

Sí, tenéis razón todos los que me corregisteis (Legorburu, Xavier B. Fernández, La chica del gánster…). No se le puede llamar rostro impenetrable a una cara de tonto, o de lelo, o de como le querías llamar… Pero la verdad es que ya me aburre hablar de todos esos sinvergüenzas y quiero hacerlo de héroes de los de verdad es decir de Bond, de James Bond. Ayer por la noche fui a ver la última película del personaje: Skyfall. Tengo que decir que me encantó. Yo que soy muy seguidor de la serie creo que nos encontramos ante la mejor de todas. La historia es muy buena, los efectos especiales extraordinarios, los actores inmejorables y contiene todas las referencias que arrastra la saga desde el principio, desde que Ian Fleming le asignara al personaje la mayor parte de sus obsesiones: los martinis agitados, las mujeres fatales, el esmoquin, los casinos, el cosmopolitismo exótico, el Aston Martin… en fin Bond/Fleming en estado puro. En cuanto a los actores no puedo no destacar la magistral actuación, histriónica y afectada, de Javier Bardem en el papel de malo malísimo, que compone, creo, el mejor villano de toda la serie comparable, quizás, en su efecto óptico con aquel primer malvado sin rostro que acariciaba un gato siamés. Tampoco sería justo no mencionar su actuación, cuando presentaron en Madrid la película y a la pregunta: “Es un villano muy alejado de los tiempos actuales”, dijo: “Los villanos de hoy en día son los que rescatan a los bancos y no a las personas”. Felicidades por eso, por decirlo, porque a veces me da la sensación de que nadie, de los que hablan y por su relevancia social son escuchados, es capaz de decirlo. Y nuestro autentico mal como sociedad es que el 99,50% de las ayudas se le entregan, enteritas, a las entidades bancarias que están en quiebra y que han cometido gravísimos delitos por las que nunca serán juzgadas ni castigadas. La cual cosa nos deja muy mal parados como sociedad… pero eso es lo que hay, espero que un día seamos capaces de levantarnos contra la indecencia, la grosería y la ignominia de nuestros políticos, banqueros y buena parte del coro de aduladores de la prensa, que los jalean y los animan para que entren a fondo en el castigo al que están sometiendo al pueblo, a todos nosotros. En ese sentido otra de las respuestas de Bardem fue: “…al gobierno le viene bien tanto paro para que las condiciones laborales sean terribles.” En fin, no se pude decir mejor ni más claro.

El azar ha querido que también fuera ayer cuando acabé de leer la última novela de William Boyd; “Esperando el alba”. Por supuesto, extraordinaria como casi todas las de su autor, en la que desgrana una historia de amor, sexo y espionaje entre la Viena del psicoanálisis y la Ginebra y el Londres de la I guerra mundial. La próxima novela del agente 007, la escribirá, supongo que ya debe estar acabada, él: William Boyd y tengo unas inmensas ganas de poder leerla porque estoy seguro de que será muy buena y, con esas ficciones, consigo separarme de la realidad en la que vivimos que me cabrea, me enfurece y me degrada.

-Por favor, un martini… agitado, no removido.

EL ROSTRO IMPENETRABLE

El rostro impenetrable: Creo que era Marlon Brandon, sí, sí, era el titulo de una película, no recuerdo de que iba pero me viene como anillo al dedo para definir a nuestro ínclito presidente Rajoy. Resulta que esta semana le dan el enésimo revolcón en Bruselas a manos de la señora Merkel, a la cual no le importa un bledo hundir Europa y el euro siempre que ella sea capaz de ganar las elecciones en su país, impidiendo la unión bancaria y, por lo tanto, la recapitalización directa de los bancos hasta el 2014 lo cual nos hunde un poco más en la miseria a nosotros el pueblo pagano de siempre, y este personaje de tebeo sale con su rostro imperturbable y nos dice que no tiene importancia “solo son cuatro puntos de PIB, no es tan importante” y después haciendo gala de su poderío no tiene otra ocurrencia que coger un Falcon del ejercito español para irse de campaña electoral a Galicia con un coste que no soy capaz de imaginar pero que se pagará del dinero de todos. Esto nos da una idea de en manos de quien estamos.

Espero de todo corazón que no ganen las elecciones en Galicia aunque, y para ser sincero, la otra opción no me parece una gran alternativa pero como mínimo espero que se le borre del rostro, al señor Rajoy, esa perenne expresión de acabar de levantarse de la cama y no tener ni idea de donde está.

En cuanto a la señora Merkel, compadezco al pueblo alemán, esta conflagración que ha iniciado no acabara bien. De momento están ganando todas las batallas pero perderán la guerra, como siempre. El recelo que están concitando de los demás pueblos de Europa, sobre todo del sur, lo pagaran con mucho odio y con una absoluta paralización de su enorme sistema de producción que no encontrará mercados para vender sus productos. Que nadie se olvide que sí ha habido algún país, que de verdad, se haya beneficiado del mercado único ese ha sido Alemania. Ya veremos en el futuro a quien le colocan sus productos.

LILAS

El alcalde de Barcelona; Sr. Xavier Trias, al que algunos llaman, muy acertadamente, “El tío Tembleques” es digno sucesor de los anteriores y sigue con su carrera sin freno persiguiendo el dinero de los ciudadanos para conseguir asfixiarnos y empobrecernos de forma radical. En ese cometido está firmemente auxiliado por el gobierno de la Generalitat y por el gobierno del señor Rajoy, que Dios confunda. Bien, pues este pájaro ha tenido unas brillantísimas ideas para esquilmarnos un poco más este año. La primera es que subirá el precio de las zonas verdes para los vecinos, que ya pagan sus impuestos por aparcar, un 25%, bravo. Además quiere poner una nueva zona de aparcamiento, para poder seguir cobrando más, claro, será la zona LILA, sí, sí, no es cachondeo, será de color lila; cualquier color les vale a estos mercaderes pero es que éste suena a cachondeo. Supongo que es parte de su bromita:

-Oye, Xavier, tenemos que buscarnos más dinero que ya no nos llega…

-Vale, colega, sin problemas… vamos a guindárselo a los mismos que son unos primos. Pongamos más aéreas de aparcamiento en la calle.

-¡Oh, Xavier, qué gran idea! Pero… ¿y qué color ponemos?

-Pues lila que es lo que son todos… Unos lilas, unos primaveras.

Y en eso, que queréis que os diga, tienen razón. Somos unos lilas que no nos quejamos por nada y tragamos lo que nos echen. Una de la ideas más brillantes que habían tenido para descongestionar la ciudad fue establecer un sistema de alquiler de bicicletas que cumplía con varios preceptos interesantes no contaminar, sacar ruido de las calles, hacer la ciudad un poco más humana, en fin… muchas cosas buenas pero, tenía un fallo muy grande para el señor alcalde: DABA POCOS BENEFICIOS, y eso es algo que no se puede consentir con lo cual van a subir el servicio un 116%. Que se jodan los hippies que quieran ir en bici. Estos dos solo son dos ejemplos de los muchos impuestos y tasas nuevas que van a implementar este año próximo.

Estoy leyendo estos días una cosa sobre el motín de los cipayos en la India en 1857, la verdad es que leo unas cosas que merecerían palos. La terrible revuelta contra los ingleses, que fue el principio del fin de la colonia, se produjo, en definitiva, porque los ingles estiraron tanto de la cuerda que al final a los pobres indios les daba igual vivir que morir. Sigan ustedes ahogando pero más vale que pidan más policía porque aunque seamos unos primaveras, unos lilas, cuando no tengamos nada que perder iremos a buscarlos. Están avisados.

UN TIRO EN EL PIE

Hay un grado de imbecilidad que eleva a sus poseedores muy por encima de la media; es decir: No son imbéciles, son lo siguiente. A uno le es muy difícil ponerse en ciertas situaciones para poder comprender que lleva a dos guardias urbanos de Cerdanyola del Valles (Barcelona), hacer el idiota de la forma más ridícula dentro del coche patrulla, mientras están de servicio y encima grabarlo. Posteriormente esa grabación cae en manos de la mujer de uno de ellos, que está en proceso de divorcio, y lo cuelga en Youtube como venganza. El resultado, aparte del ridículo que representa que todos sus conocidos, amigos y enemigos, lo vean, es que a los dos polis los han suspendido de empleo y sueldo de forma indefinida y les han imputado un número considerable de delitos. A la mujer que se está divorciando se le va a poner muy complicado salir bien librada económicamente del divorcio si tenemos en cuenta que su marido no tiene sueldo y, además, vivirá el ridículo de que su familia y amigos sepan que ha estado casada con un tonto de ese calibre… En fin, esto es dispararse en los pies.

El señor Urdangarin, jugador de… no sé qué deporte, en cualquier caso uno que no le daba para retirarse una vez acabada su vida de jugador, tiene la suerte, bueno el chico es bastante guapetón, de conocer a una princesa, creo que en España se les llama infantas, que se enamora de él y completan el viejo cuento infantil del plebeyo y la princesa. La situación no puede ser más ventajosa. Este hombre, a partir de esa extraordinaria boda, lo único que tiene que hacer es nada, complacer a la chica, llevarse bien con los suegros, lucir bien los trajes en los actos oficiales, esperar que lo nombren consejero de varias empresas, ya sé sabe que los consejeros lo único que hacen es dar consejos de trabajar nada… Pues bien este tipo, teniéndolo todo solucionado, se pone a, presuntamente, desviar dinero, hacer negocios fraudulentos… en fin a pegarse tiros en los pies. ¡¡Hay Iñaki, Iñaki!!

La señora Carme Chacón, antigua ministra de defensa y gran esperanza para liderar el partido socialista, ha salido esta semana de un largo letargo para pronunciarse en cuanto al tema de la independencia de Cataluña, con la de meses que llevaba callada uno piensa que… hasta pa que, se pone a hablar si todo lo que se diga en ese sentido está destinado a dejar en mala situación al que hable, en uno u otro lado de la cuestión. Solo con callar, Carme, hubiera ganado infinidad de adeptos y votos y, además estimada señora, el argumento ese de que: “Cómo le voy explicar a mi hijo de cuatro años si es español o catalán”, no puede ser peor. A su hijo de cuatro años no le debe explicar nada de todas estas majaderías, háblele usted de Peter Pan o de Bob Esponja, llévelo a pasear al parque… pero nunca y por ningún motivo, le cuente nada del españolismo recalcitrante ni del catalanismo cabreado ni nada de nada. Por favor dejen todos de tirarse tiros en los pies… Bueno, Froilán puede seguir haciéndolo, si quiere, porque con la que le va a caer encima es mejor que se vaya preparando para el futuro.

MALANDRINES

Mariano Rajoy un hombre sin ni una sola idea, con pocas palabras, no muy acertadas y muy mal dichas: sa sentao, sa levantao, sa acabao y, por supuesto, con ausencia absoluta de liderazgo, sin ser capaz de arreglar los desmanes de los “listos” de su partido que, presuntamente, se lo están llevando crudo. Ha puesto al frente del gobierno a las personas más incompetentes que podía encontrar; y así nos va. Ahora que han presentado los nuevos presupuesto para el 2013 previa pelea de los dos ministros Guindos y Montoro, también llamados Zipi y Zape, han vuelto a meter la tijera donde siempre y sin adelgazar para la nada la estructura del estado y abocándonos, irremediablemente a un nuevo y más penoso rescate. Exhibiendo la audacia de los ignorantes, la vicepresidenta del gobierno Soraya Sáez de Santamaría ha manifestado con su cursilería habitual: “Hemos hecho unos presupuestos que nos sacaran de la crisis”. Lo curioso es que tiene razón, los sacaran de la crisis a ellos y a sus “amiguitos del alma”, no en vano, 53.700 millones irán a parar a las manos de los banqueros “malos”, es decir, los que con su pésima gestión y con la presunta comisión de varios delitos han arruinado a sus empresas. Otra de sus ocurrencias ha sido gravar los premios de las loterías con un 20%. Hemos de tener en cuenta que las loterías es un negocio del estado y que los beneficios son para ellos y que si hubieran querido hubieran podido subir el precio de la apuesta, con lo cual hubieran obtenido más beneficios. Pero no, la avaricia es mayúscula y necesitan lucrarse de los premiados, meterles la mano en el bolsillo, llevarse su dinero… Las posibilidades de que a mí me toque un premio importante son muy escasas, la verdad pero, si eso sucediera, el 20% sería lo único que estos malandrines cobrarían porque, el resto del dinero iría a parar a las arcas de cualquier banco extranjero. Felicidades señores, nunca peores hombres sirvieron a mejor causa.